Moscú ha estado distribuyendo pasaportes rusos a los ucranianos que viven en las regiones del este de Ucrania. El Ministerio del Interior ruso afirma que en los últimos dos años se ha concedido la ciudadanía rusa a más de 527.000 personas en las zonas del este de Ucrania donde las formaciones separatistas respaldadas por Moscú están librando una guerra contra Kiev. Ucrania ha condenado la naturalización rusa de ciudadanos ucranianos como parte de una campaña de guerra híbrida emprendida por Moscú y una violación de la soberanía de Ucrania.

Peter Dickinson escribió un artículo sobre la operación de pasaportes de Rusia. La comunidad internacional ha expresado su creciente alarma en las últimas semanas por un importante despliegue militar ruso a lo largo de la frontera ucraniana. Los temores de una inminente escalada en la guerra de siete años entre Rusia y Ucrania se han visto alimentados por la retórica amenazante que sale del Kremlin, con funcionarios de Moscú acusando a Kiev de preparar una ofensiva propia y prediciendo graves consecuencias para el Estado ucraniano.

Es fácil entender por qué las imágenes del ejército ruso concentrándose tan cerca de Ucrania han inquietado a los líderes occidentales. Sin embargo, es posible que el despliegue decisivo en este conflicto postsoviético ya haya tenido lugar, lejos de las líneas del frente y con muy poca fanfarria. Durante los dos últimos años, Moscú ha estado distribuyendo lenta pero constantemente pasaportes rusos a los ucranianos que viven en las regiones del este de Ucrania actualmente bajo el control del Kremlin. Durante este periodo, se han expedido más de 650.000 pasaportes rusos entre una población total no confirmada que se cree que asciende a varios millones. Este esfuerzo por transformar el este de Ucrania ocupado en un “protectorado de pasaportes” es un claro indicio de los objetivos a largo plazo de Rusia en su guerra con Ucrania. También puede proporcionar la mejor pista de lo que podemos esperar del actual ataque del Kremlin.

En los últimos días, las declaraciones de muchos altos cargos del Kremlin han subrayado la importancia estratégica de la política rusa de distribución de pasaportes en el este de Ucrania. El 8 de abril, en Moscú, el vicejefe de gabinete del presidente Putin, Dmitry Kozak, advirtió que Rusia “se vería obligada a salir en defensa” de los ciudadanos rusos en el este de Ucrania si los combates se intensificaban. Kozak, que también es el representante de Rusia en las conversaciones de paz con Ucrania, añadió que la reanudación de las operaciones militares a gran escala señalaría “el principio del fin de Ucrania”. Al día siguiente, el secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, reiteró la promesa de Kozak de proteger a los ciudadanos rusos en el este de Ucrania en caso de una escalada. Ninguno de los dos funcionarios se explayó sobre el hecho de que esta población de ciudadanos rusos es el resultado de las políticas deliberadas de pasaportes implementadas por el Kremlin desde 2019. Los comentarios de Kozak y Peskov parecen confirmar los temores generalizados de que Rusia pretende utilizar a sus ciudadanos recién acuñados en el este de Ucrania para justificar una intervención militar abierta en las regiones que ha ocupado informalmente durante los últimos siete años.

En la primavera de 2014, agentes rusos y colaboradores locales crearon las llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk en la región de Donbás, en el este de Ucrania. Sus esfuerzos formaban parte de una campaña mucho más amplia del Kremlin para socavar la estatalidad ucraniana orquestando levantamientos separatistas en todo el sur y el este de Ucrania. Aunque la mayoría de estos intentos fueron frustrados, las “repúblicas separatistas” del Donbás han permanecido firmemente bajo control ruso desde entonces.

Hasta ahora, Rusia se ha sentido obligada a mantener la ficción del estatus de espectador en el conflicto. Sin embargo, dado que Ucrania no está dispuesta a aceptar unas condiciones de paz desfavorables para Rusia y que la comunidad internacional se ha mostrado en gran medida desdentada en sus esfuerzos por frenar la agresión del Kremlin, Moscú podría estar ahora a punto de utilizar el pretexto del pasaporte para subir la apuesta y hacer oficial su participación.

En el peor de los casos, las recientes declaraciones de Moscú sobre la necesidad de defender a los ciudadanos rusos en el este de Ucrania pueden presagiar planes para incorporar la región del Donbás a la Federación Rusa mediante una anexión similar a la toma de Crimea en 2014. Sin embargo, esto supondría grandes costes para el Kremlin con beneficios limitados. Después de todo, las regiones en cuestión ya están bajo el control de Moscú y el este de Ucrania no excita a la opinión pública rusa de la misma manera que Crimea.

Un escenario mucho más realista sería ver a los militares rusos entrando en la Ucrania oriental ocupada bajo la apariencia de fuerzas de paz para proteger a la gran población local de ciudadanos rusos. Una vez en el lugar, esta “fuerza de paz” sería casi imposible de desalojar. No hay nada nuevo en el armamento de los pasaportes rusos. Al contrario, la concesión estratégica de la ciudadanía rusa ha sido un instrumento de la política exterior rusa desde finales de la década de 1990. Durante más de dos décadas, los pasaportes rusos se han utilizado para ayudar a reforzar la posición de Moscú en todo el mundo postsoviético, y han desempeñado un papel especialmente destacado en los esfuerzos por reforzar los movimientos separatistas pro-Kremlin en antiguas repúblicas soviéticas como Moldavia y Georgia. En Ucrania, la distribución de pasaportes contribuyó a allanar el camino para la toma de Crimea por parte de Rusia en 2014. En los siete años siguientes, las políticas de pasaportes se han ampliado drásticamente como parte de los esfuerzos para reforzar el control de Moscú sobre la península ucraniana.

Rusia dio a conocer por primera vez su iniciativa de pasaportes para la Ucrania oriental ocupada en abril de 2019, pocos días después de la elección de Volodymyr Zelenskyy como presidente de Ucrania. La medida fue vista como un desaire directo al nuevo líder de Ucrania y una señal de que Rusia no consideraba la aplastante victoria de Zelenskyy como una oportunidad para negociar una paz de compromiso. Por el contrario, la medida parecía hecha a medida para enfatizar la intención de Moscú de mantener su control sobre el este de Ucrania en el futuro inmediato. Cuando se anunció por primera vez la distribución de pasaportes rusos en el este de Ucrania, muchos advirtieron de las ominosas implicaciones para la futura injerencia del Kremlin. Ahora esas predicciones empiezan a parecer peligrosamente acertadas.

La comunidad internacional no puede permitirse el lujo de esperar a ver cuáles son las verdaderas intenciones de Rusia. Por el contrario, los socios occidentales de Ucrania deben informar urgentemente a Moscú de que no consideran que la distribución de pasaportes sea una excusa válida para cometer actos de agresión internacional. Los líderes de Estados Unidos, Reino Unido y la UE deben acordar una lista completa y consecuente de sanciones adicionales que se impondrán en caso de una ofensiva rusa, independientemente de cualquier afirmación falsa de estar actuando en defensa de los ciudadanos rusos.

Los medios de comunicación también tienen un papel crucial en la exposición de la cínica política de pasaportes de Putin. Con demasiada frecuencia desde 2014, la información internacional sobre la guerra ruso-ucraniana ha amplificado la desinformación del Kremlin y no ha exigido responsabilidades a Moscú. Estas deficiencias se pusieron de manifiesto una vez más, con la BBC y Reuters entre los muchos medios que citaron a funcionarios del Kremlin sobre la cuestión de la defensa de los ciudadanos rusos, mientras que no intentaron identificar a estos “ciudadanos rusos” como peones creados con el propósito expreso de promover los intereses del Kremlin en Ucrania. Esto es profundamente engañoso y corre el riesgo de legitimar la agresión rusa.

La actual atención internacional sobre Ucrania no durará para siempre. Si no se materializa ninguna ofensiva rusa en las próximas semanas, la atención se desplazará a otros lugares y el único conflicto activo de Europa volverá a desaparecer de los titulares. Sin embargo, la amenaza del imperialismo de pasaporte ruso seguirá pendiendo sobre Ucrania indefinidamente. A menos que se aborde, esta cuestión se explotará periódicamente a conveniencia del Kremlin, sirviendo como herramienta para intimidar a Ucrania y desestabilizar la región en general.

By mahans

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak.